PBS slider
Sistema PBS
Impreso antes de sellar. Una solución de excelentes prestaciones.

El aluminio anodizado tiene unas prestaciones de resistencia y durabilidad de sobra conocidas. Pero, si además del material queremos proteger también la impresión, es necesario imprimir el diseño antes del sellado definitivo.

El aluminio crudo (Fig. 0) se somete al tratamiento de anodizado, creándose una capa fina y porosa de alúmina (Fig. 1). Esta capa es inestable y sus poros tienden a cerrarse con la humedad ambiente. Sin embargo, antes de que esto ocurra, es posible imprimir y meter tinta dentro del poro de la alúmina (Fig. 2). Una vez impreso el diseño deseado, se acelera el sellado (Fig. 3) de manera que la impresión queda protegida definitivamente.

PBS
PRINTED BEFORE SEALINGPBSok

Con el sistema PRINTED BEFORE SEALING, la impresión se protege por la propia capa anódica. El óxido de aluminio, alúmina, es una capa cerámica muy estable y resistente a agentes corrosivos ambientales. Además, al inte- grarse en el propio material, no puede ser raspada ni pelada.

Impresión superficial sobrealuminio anodizado u otro materialPBSmal

Si el material usado como base es aluminio anodizado, significa que el aluminio de base tiene una capa anódica que protege al aluminio , como ya se ha explicado. Sin embargo, el hecho de imprimir sobre este material no aporta la durabilidad a la impresión, solamente al material de base. Y en el caso de aceros o hierros, la durabilidad de la impresión depende de la tinta epoxi utilizada.

PBS
GRABADOSPBSmal

El grabado requiere sustraer parte de la superficie del material sin aportar color alguno, por lo que ofrece una durabilidad mayor que la tinta superficial. Sin embargo, la durabilidad del grabado depende del material utilizado y con el tiempo es facil que se deposite suciedad en el grabado.

PBS
Escala de Mohs

La escala de Mohs es una relación de diez minerales ordenados por su dureza. Se utiliza como referencia de la dureza de una sustancia. Fue propuesta por el geólogo alemán Friedrich Mohs en 1825 y se basa en el principio de que una sustancia cualquiera puede rayar a otras más blandas, sin que suceda lo contrario.
Mohs eligió diez minerales, a los que asignó un determinado número equiparable a su grado de dureza, estableciendo así una escala creciente. Empezó por el talco, que recibió el número 1, y terminó con el diamante, al que asignó el número 10. Cada mineral raya a los que tienen asignado un número inferior a él, y lo rayan aquéllos que tienen un número superior al suyo.
Los diferencias entre las distintas escalas son relativas, por lo que no existe la misma distancia de dureza entre el Diamante y el Óxido de Aluminio que entre la Calcita y el Yeso.

Escala de mohs
Comparativa
comparativa